Los consejos de Alice, de Nicolas Pariser

LYON, EL ALCALDE Y LA FILÓSOFA.

“La razón nos engaña a menudo, la conciencia nunca”

Jean-Jacques Rousseau

La política es un universo complejo, porque en muchos ocasiones se convierte en todo lo contrario a su verdadera naturaleza, que no es otra que la de ayudar a la vida de los ciudadanos, proponiendo y ejecutando soluciones a los problemas que vayan surgiendo, desgraciadamente, la política viene a ser un lugar donde muchos encuentran un espacio para hacer sus negocios personales, y sobre todo, hacer creer a los ciudadanos que todo esos intereses benefician al bien social y común. La segunda película de Nicolas Parisier (París, Francia, 1974) nos habla de política, pero no solo de eso, un tema que ya exploró en La République (2010) un mediometraje de 36 minutos enfocado en un joven parlamentario que conoce la noticia de la muerte del presidente. En su puesta de largo El gran juego (2015) explora las vicisitudes de un escritor en crisis que recibía la misteriosa visita de alguien que le trasladaba a su pasado.

En Los consejos de Alice coloca el foco en dos personas aparentemente muy diferentes. Por un lado, tenemos a Alice, un joven filósofa que viene de trabajar como profesora en el extranjero, acepta un curioso y peculiar trabajo que consiste en proponer ideas al alcalde socialista de la ciudad de Lyon, la otra persona que se ha quedado sin ideas. Parisier se centra en la relación que se va construyendo entre dos personalidades tan distintas, desarrolladas en campos tan alejados, en ese enfrentamiento-relación entre las ideas y el pensamiento de la filosofía, o los hechos y la superficialidad de los entresijos políticos. El teórico enfrentamiento devendrá en algo más estrecho y cercano entre Alice y Paul, el alcalde, porque si hay algo que los relaciona y mucho, son sus estados de ánimo, dos personajes encerrados en sus vidas, en sí mismo, bastante frustrados por su trabajo y perdidos en su existencia, que consideran monótona y aburrida. El director francés construye su película con abundantes diálogos, quizás sea la palabra y compartir lo que se cuece en nuestro interior, es el mejor antídoto, aunque también va tejiendo la relación que va acercando tanto a la joven filósofa como al veterano alcalde, que no solamente les une la soledad de sus vidas, sino también, el absoluto desconocimiento sobre qué camino tomar para cambiar ese destino.

Los 105 minutos del metraje se ven con ritmo e inmediatez, como no podía ser de otro modo, donde la política pegada a esa actualidad que siempre hace tarde, encadenada a los múltiples acontecimientos, no solo los propios de las circunstancias del ayuntamiento, sino de lo interno del partido socialista, en una combinación que se fusiona, se mezcla y también, se contamina. Pariser combina con acierto y brillantez todos esos elementos, tomándose su tiempo para contárnoslo, debido a la complejidad que se desarrolla en el ámbito de la política local,  llevándonos de un personaje y de un tema a otro con soltura y agilidad, sin caer en ningún instante en la monotonía ni nada por el estilo, sino creando ese espacio del drama ligero e inteligente, con estupendos diálogos y situaciones complejas, donde esa aparentemente cercanía inmediatez oculta un trasfondo humano, donde la política y la filosofía dejan espacio a las emociones y sentimientos que estos dos seres esconden a los demás, y lo que es más preocupante, a sí mismos.

Viendo la película nos viene a la memoria El árbol, el alcalde y la mediateca (1993) otro cuento moral sobre la política, curiosamente protagonizado por Fabrice Luchini, donde un complejo deportivo, en Los consejos de Alice  se trata de una megalópolis disparatada diseñada por un rico caprichoso, generaba controversia entre el alcalde y los habitantes que se negaban. La propuesta del cineasta francés de mezclar política con filosofía podría parecer en un primer instante demasiado ambiciosa, pero el resultado dice lo contrario, su propuesta resulta interesante en la que teje con crítica y soltura un película-retrato sobre las interioridades de la política local, los personajes que pululan, como esa feroz crítica a esos profesionales de la comunicación, o al menos eso pretenden, más interesados en datos y en eslóganes, que en construir una verdadera imagen cercana del alcalde, donde el ciudadano lo vea como su representante no como su enemigo, donde escuchamos a Wagner, leemos a filósofos como Rousseau y su inmortal “Ensoñaciones del paseante solitario”, Ernst Bloch, o Bartleby, el escribiente, de Melville.

Una película inteligente, audaz y estupenda, que tiene en su pareja protagonista otro de sus grandes alicientes, con el reposado, soberbio y elegante pose de un Fabrice Luchini, que a sus 69 años, sigue siendo uno de los grandes de la interpretación, con esa inmensa capacidad de hacernos creer su personaje con leves detalles o una fugaz mirada, dando vida a Paul Theraneau, ese alcalde socialista que tiene demasiadas batallas de frente, la de gobernar la ville de Lyon, la interna de su partido de cara a liderarlo, y la más difícil, la suya propia, en la que desconoce las herramientas a necesitar. A su lado, la joven filósofa, la joven intelectual, interpretada por una maravillosa Anaïs Demoustier, convertida ya en una grande, siendo esa Alice Heimann, una especie de intrusa en un mundo, el de la política tan diferente al suya, en una lucha encarnizada entre las ideas y el pensamiento, donde el tiempo y la paciencia son indispensables, contra la política, ese universo de la radiante actualidad, donde todo es inmediato, donde no hay tiempo para nada, donde cada día cuenta, en cada segundo te la estás jugando, cualquier leve error se paga con el escarnio y olvido. Entre esos dos trenes a punto de chocar, surge la íntima y emocionante relación entre dos seres solitarios, decepcionados del amor y la vida, perdidos y a la deriva, que quizás encuentren esa tabla que les ayuda a salvarse. JOSÉ A. PÉREZ GUEVARA

 

Encuentro con Marina Garcés

Encuentro con la filósofa y ensayista Marina Garcés con motivo de la presentación de la película “Wittgenstein” de Derek Jarman, en el ciclo Per amor a les Arts. El acto tuvo lugar el martes 7 de marzo de 2017 en la Filmoteca de Catalunya en Barcelona.

Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a las personas que han hecho posible este encuentro: a Marina Garcés, por su tiempo, conocimiento, y generosidad, y a Esteve Riambau y su equipo de la Filmoteca, por su generosidad, paciencia, amabilidad y cariño.

O quinto evanxeo de Gaspar Hauser, de Alberto Gracia

posterLA IMAGEN ERRANTE

La mañana del 26 de abril de 1828, apareció en el corazón de Nuremberg, un niño de unos 16 años de aspecto extraño y descuidado. Llevaba una carta en la que decía que se llamaba Gaspar Hauser. No sabía hablar, leer ni escribir y apenas comía pan y agua. Se descubrió que había sido mantenido cautivo durante mucho tiempo, con la única compañía de un caballo de madera, pero no se logró conocer su procedencia. Su muerte, ocurrida 5 años y medio después de su aparición, también estuvo rodeada de misterio. Basándose en esta historia, Werner Herzog dirigió en 1974 El enigma de Gaspar Hauser, una obra de profunda carga poética en la que el cineasta criticaba una sociedad cruel, hipócrita y descorazonada que actuaba vilmente ante lo desconocido. Tomando como referencia el personaje de Gaspar Hauser, Alberto Gracia (Ferrol, 1978), de amplia experiencia en el mundo del arte y la estética, donde ha planteado estudios interesantes sobre estos temas, se ha adentrado en el mundo de los sueños, de lo no físico, de lo místico, en un discurso donde explora el espíritu y la naturaleza del enigmático personaje. Una obra oscura, inquietante, radical y transgresora, que huye de cualquier estructura y elemento del cine convencional, en un viaje sin fin, con el propósito de sumergirnos en el pensamiento de Hauser, de que seamos él, de no ver, de no sentir, de no ser. La película está fragmentada en 7 capítulos o segmentos, 7 momentos e instantes que nos van invadiendo nuestro subconsciente, que sintamos y veamos más allá de las imágenes, que las mismas nos transporten hacía otro lugar, hacía a otro espacio donde no hay materia donde sólo nos envuelva el mundo onírico. El cineasta gallego en apenas una hora de metraje, fabrica un no-relato, crea una atmósfera oscura y velada, en ocasiones la pantalla se vuelve totalmente negra, no hay palabra, apenas un pequeño texto y unos mínimos no-diálogos, hablados en gallego. Una mínima y tenue luz, en su primera mitad, en la que estamos recluidos en un agujero negro por el que entra un resquicio de luz, donde Hauser pasó casi toda su infancia, escondido de todos y de él mismo. Las imágenes que se van sucediendo nacen de un trabajo exhaustivo de montaje, donde Gracia juega en esta experiencia extrasensorial con sus espacios, cuadros, atmósferas, texturas, y despieza un relato bucle que nunca termina, porque siempre empieza. Unas imágenes filmadas en super 16mm, y en blanco y negro en su totalidad –exceptuando unos pequeños insertos en color quemado- que nos recuerdan al expresionismo y a la última etapa del cine mudo, al Murnau que reivindicaba que el lenguaje del cine no necesitaba de la palabra, también al b/n del cine de Béla Tarr y su última obra El caballo de Turín (2011). Un relato que desentierra unas imágenes dotándolas de otra naturaleza a las que fueron creadas, donde el sonido actúa como un elemento esencial donde no faltan las secuencias demoledoras de gran belleza: los caballos corriendo, el despiece del caballo, el humo devorando el paisaje, el crepitar del fuego mientras se consume la madera. Gracia fragmenta en 5 personalidades arquetípicas a Hauser (una enano sadomasoquista, una seductora doncella, un cínico y déspota, un marinero romántico –que recrea el director Oliver Laxe- y un Batman patético –encarnado por el propio Gracia-) todos ellos son Hauser, todos esos hombres que piensan y que no encuentran su lugar en este mundo, una sociedad que los arrincona, los aniquila y los empuja al más absoluto de las oscuridades y olvido.

<p><a href=”http://vimeo.com/115650721″>O QUINTO EVANXEO DE GASPAR HAUSER – clip</a> from <a href=”http://vimeo.com/user3657439″>Zeitun Films</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>